[CRÍTICA] Tan del mismo modo

El silencio como lenguaje universal

Por Mariana Komiseroff //

La incomodidad empieza con la obra. La oscuridad absoluta rodea a los espectadores por un largo rato hasta que la música de película de terror empieza a sonar mientras sombras chinescas entretienen la vista. Luego la actriz, sola, detrás de una mesa en el medio de la escena con fondo negro empieza a relacionarse primero con un tenedor, luego con más cubiertos. Existe una resignificación evidente de los objetos en primera instancia. Los cubiertos fueron creados para una función, llevar la comida a la boca, y al ser utilizados para otra cosa resignifican el cuerpo. Este cuerpo femenino desea, gesta, atraviesa un parto, amamanta. Dicho así parece que la obra abordara a la maternidad como tema, y esa afirmación no sería del todo válida. Nos quedaríamos cortos. ¿Aborda la femineidad? ¿Tiene que ver con el cuerpo desnaturalizado? No se sale con respuestas.

920433_651597868187597_16451623_o

El silencio es la propuesta de Claudio Pereira, el director de esta obra. La falta de palabra obliga a comunicarse con el cuerpo, a prestarle atención a ese otro que comunica en escena. Ivonne Bordelois en El silencio como porvenir dice que los seres humanos diferimos en nuestros lenguajes y en nuestras estéticas, pero que somos sensibles a ese acorde del silencio que nos reúne a todos en un significado que va más allá de los sentidos, afirma que el silencio es, en realidad, el único idioma universal. Entonces, este personaje encarnado por Lorena Colmenero, sin decir una palabra, dice un discurso que se comprende por todos en un nivel ancestral.

Para descubrir, identificarse, entender al personaje, no se necesita que la palabra organice el pensamiento. La actriz sufre y el dolor le arranca algunos gritos pero ninguna frase, ni una sílaba “El verdadero dolor es indecible (…) cuando el verdadero dolor cae sobre ti sin paliativos, lo primero que te arranca es la palabra”. Esta frase de Rosa Montero en La ridícula idea de no volver a verte me hace pensar que el espectador es presa de las sensaciones que le provoca ese cuerpo en escena, trata de descifrar, mirando atentamente esa espalda que habla, porque necesita de la tranquilidad del mensaje. Luego podrá preguntarse y anclar la interpretación en algún lugar, como yo misma hago en este momento y ahí sí, finalmente poner palabras dónde estuvo el silencio llenándolo todo.

Estreno: 8 de junio
Funciones: Sábados 21 hs
Dirección: Claudio Pereira
Actúa: Lorena Colmenero
Dramaturgia: Claudio Pereira, Lorena Colmenero
Escenografía: Ariel Vaccaro

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s