[CRÓNICA] Mundo Merengue y más:

Primera muestra de Mundo Merengue y su “bla bla bla, ideas, anécdotas, recomendaciones, fotos & love”

Por Aixa Rava //

El miércoles 18 de septiembre estuve en la primera muestra de Mundo Merengue en Espacio Moebius, Bulnes 658, y me volví a casa pipona de palabras, de imágenes, de amor. Mundo Merengue es un blog de variedades en el que la fotografía, la literatura, la música, el teatro y el cine se mezclan en cada sección con el humor y la creatividad de sus cuatro hacedoras: Janice Winkler, Maia Astrid Croizet, Micaela Colace y Yanina García, con quienes conversé mientras disfrutaba de sus creaciones.

171099_479309306663_3540170_o

Cuando llegué a Espacio Moebius/Laurel Café, eran las siete menos cuarto (la muestra empezaba a las seis), y el hambre y el sueño ya se habían cansado de hacer estragos en mi cuerpo. No imaginé que al bajar solo cuatro escalones iba a encontrar la panacea que necesitaba. Con sus mesitas blancas autografiadas (dicen laurel laurel laurel… así, en cursiva y todo seguido), sus exquisitas meriendas, sus desniveles de madera y baldosas grises y sus incontables y apetecibles libros, Espacio Moebius y Laurel Café son la combinación perfecta para terminar un día agitado. No pude, no resistí la tentación, y me perdí entre los estantes.

1294439_10151709156368929_1919909945_o

Entonces recordé para qué había venido y en el instante en que levanté la vista de los libros, me encontré con Janice y su sonrisa. Ella me reconoció enseguida. Nos habíamos conocido por Facebook algunos meses antes y era la primera vez que nos veíamos personalmente. Mientras pedíamos nuestra merienda y esperábamos a Maia, me presentó a Yanina (más conocida como Chanis) y me explicó que Micaela no iba a poder venir porque estaba a punto de entrar a cesárea. Como todavía había poca gente, elegimos una mesa y aproveché para hacerles algunas preguntas sobre el proyecto y la muestra:

¿Cómo surgió Mundo Merengue?

Chanis: En un primer momento hicimos un proyecto que se llamaba “Merengue. Diseño y comunicación”, en el que yo hacía el diseño, Jan los textos y las chicas las fotos. Nosotras dos (se refiere a Janice y a ella) nos conocimos en budismo a través de Mica, que ya conocía a Maia de la facultad y eran socias en la fotografía, y como a mí me pedían varias cosas distintas, la idea era que en vez de tercerizar el trabajo, cuando surgiera un proyecto, le ofreciéramos al cliente todos los servicios juntos y cada una trabajara desde su casa.

Janice: Luego de ese proyecto, que era más formal, como una empresa, quisimos seguir trabajando juntas pero sacándole el peso del trabajo para centrarnos más en una cuestión creativa y de disfrute, sin el objetivo de ganar plata. Nos quedamos con el nombre, Merengue, porque nos gustaba y porque contemplaba esta idea de variedad, ya que cada una hacía una actividad distinta y aportaba su imaginario y su mundo a la creación.

Me contaron también que las primeras reuniones de Mundo Merengue se hicieron a través de Skype, porque en ese momento vivían todas en lugares distintos: Mica en Abu Dabi, Maia viajaba seguido a México, y Jan y Chanis estaban en Buenos Aires.

Desde la mesita en la que estábamos sentadas se veían perfectamente las fotos de Maia, Mica y Chanis sobre la pequeña pared lateral de la librería. Eran fotos de distintos lugares del mundo: Japón, China, Nueva York, México, Punta del Este y Buenos Aires, fotos de viajes, como nos explicaría Janice más tarde, antes de su lectura. En algunas se veía gente bañándose en una pileta, tomando sol o navegando en un río de aguas oscuras; en otras, paisajes con palmeras o intensas flores rojas mojadas por la lluvia, más allá una rueda de la fortuna, una casa rodante, negocios saturados de cosas y colores, muchos autos, las vaquitas de un establo y más gente tomando el té, posando para una foto, caminando. Las imágenes son reales, palpitan, tienen vida propia. En el blog podemos verlas en la sección “Desde la ventana”, acá estaban a pocos centímetros de nuestras narices y, si nos descuidábamos, corríamos el riesgo de entrar en ellas como Alicia en el espejo.

1186891_10151719361983929_1990041839_n

Maia, que llegó con la segunda oleada de invitados, nos contó cómo fue la selección y ubicación de las fotos:

“Hicimos una preselección desde nuestras casas, en la que cada una eligió las que más le gustaban y luego votamos. Un poco por el tiempo, porque todo se dio muy rápido, y otro poco por el presupuesto, aprovechamos lo que ya teníamos, fotos que ya estaban impresas, e intentamos trasladar el diseño de mosaico del blog a la pared. Queríamos mostrar los tres estilos a través de una misma temática: los viajes, y fuimos acomodando las fotos por colorimetría (nos muestra desde la mesa) acá tenemos un poco de rojo y verde, parte oriental y muchas personas, y acá más paisajes y animales, y después más de transporte y autos, casas rodantes, lanchas… Esa tercera parte es más irreal, violeta, sintética, como escenas de películas”.

Mientras escuchaba la explicación, me di cuenta de que las fotos ya no se veían como hacía unos minutos atrás. Las manos de Maia se movían en el aire sobre un montón de cabezas y espaldas abstraídas en las imágenes. El espacio se había reducido de repente y todos nos movíamos como en una danza: mirábamos las fotos, charlábamos, nos chocábamos y terminábamos una y otra vez en la mesa en la que se habían dispuesto los libros de Janice, Subterránea y Un sánguche de amor, y el de fotografías de Maia y otras tres fotógrafas, La cámara en la cartera. Justo al lado de esa mesa, en un rinconcito que con pequeños circulitos negros decía “Leéme”, había un diario íntimo color rosa colgado de un hilo, imaginería de Janice, por supuesto:

“Ya que la temática era viajes, armé un diario íntimo con los textos del viaje a España, que están en Un sánguche de amor, y después agregué una serie de sueños inéditos”.

1231348_10151719363323929_525638181_n

Con el muffin a medio comer en una mano y el diario en la otra, le comenté que lo que más me gustaba del blog era ese espíritu fresco, descontracturado y divertido que emanaba desde el nombre mismo en cada sección y contenido, y me respondió con su característica sonrisa: “el espíritu nace de nuestras propias personalidades y de que ponemos en primer lugar lo que estamos haciendo juntas, nuestra creación. Queríamos ubicar las cosas que ya hacíamos, pero con un sentido, y así surgió “Anecdotario”, para contar relatos ficticios o reales; “Chingón”, porque nos copaba recomendar desde una obra de teatro hasta una casa de zapatos, siempre con buena onda y nunca con una crítica negativa. La sección “Desde la ventana” intenta mostrar también cómo vivía cada una en el lugar en el que estaba, que en el momento en que hicimos el blog eran todos diferentes. Son momentos, viajes. “Mundo Marta” es una sección que tenemos un poco abandonada. Nos divertía la idea de hacer una cosa medio Cosmo pero más trash.

Chanis agrega: No teníamos la idea de que los textos o fotos fueran los mejores, sino lo que saliera más espontáneo y sin ninguna carga de que tenía que estar buenísimo. Entre las plataformas de WordPress encontramos la que es como un mosaico y nos gustó porque te tienta ver todo junto, ver todo lo que tenés para elegir, ¡querés ver todo!

¿Y qué las llevó a viajar del mundo virtual al mundo real?

Chanis: A principio de año habíamos tenido la idea de hacer como un anuario, de compendiar todo lo que teníamos y hacer un libro, pero no funcionó. Resultaba muy caro. Y un día, estaba chateando con Lucía Foresti, que fue compañera mía en la escuela de arte y es la encargada de Laurel Café, y ella me preguntó si me gustaría exponer con Mundo Merengue, acá siempre hacen muestras. Se lo comenté a las chicas y en un mes armamos la exposición.

1234027_10151719361343929_568982492_n

Mundo Merengue tiene onda, buena onda, y me equivocaría si atribuyera esta cualidad al vino que lentamente iba multiplicándose en la mano de los concurrentes. Contentos como estábamos, algunos sentados, otros parados, nos preparamos para escuchar a Janice, que desde el segundo escalón de la escalera de entrada nos dio la bienvenida y nos invitó a conocer los pormenores de la vida amorosa de su prima (se rió y nos miró para encontrarnos cómplices) a los que tituló “Biografía exprés del crecimiento amoroso”. El texto, otro suculento fruto de la capacidad narrativa de su autora, nos trasladó a todos a nuestra propia infancia y adolescencia, a los primeros amores, al último, y arrancó varias carcajadas del mismo modo que Janice arrancaba las hojas a medida que leía y las dejaba caer, cual niña deshojando margaritas. El cierre perfecto para un exquisito encuentro de fotografía y literatura.

Si te quedaste con ganas de más Mundo Merengue, entrá a http://mundomerengue.com/ o seguilo en Facebook, donde podrás enterarte de la próxima muestra.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s