[MÚSICA] COLUMNA: ¡YA NO MAS! Y LADO B (octava entrega)

Columna * Música * Por Juan Manuel Candal ///

¡YA NO MAS!

 Canciones que solíamos amar pero se gastaron con el tiempo y la sobreexposición.

 

Canción: Even Flow.

Intérprete: Pearl Jam.

Álbum: Ten (1991).

 Pearl_Jam_Ten_Frontal

Track. Curiosamente, el primer disco de Pearl Jam no fue un éxito instantáneo, sino que iba a ser necesaria existiera la explosión grunge (liderada por Nirvana, pero a la que se sumaron bandas tan disímiles como Alice In Chains y Soundgarden) para que la crítica y las radios rescataran Ten del olvido. «Alive», «Jeremy» y, por supuesto, «Even Flow», fueron algunos de los temas más difundidos entonces, y al día de hoy están todavía entre los más conocidos de la banda.

Pero Ten, en general, es un álbum problemático en la discografía de Pearl Jam. Para muchos, ese revisionismo setentero, con riffs a la Hendrix y algo del espíritu de Zeppelin mezclado con la urgencia del punk, fue el punto más alto del grupo. Para otros, el disco más impersonal, todavía demasiado prolijo, y en el que cinco tipos intentaban cocinar todas sus influencias musicales sin lograr un resultado particularmente distintivo. De hecho, en las reediciones por los 20 años de la banda, fue el único disco que decidieron remezclar completamente para quitarle el sonido original (que era más radiable y amistoso que el de los álbumes posteriores).

«Even Flow» es, bajo todo punto de vista, un buen tema. Suena potente y tanto el riff como la voz rabiosa de Vedder llevan la canción a un lugar de justicia dentro del panteón de los deudores del hard rock. Pero, de los tres temas insignia, es el que peor lleva el paso del tiempo. «Alive» se convirtió en un himno de supervivencia (el mismo Eddie Vedder decía que se había sorprendido de ver cómo la letra había cambiado completamente su significado a través de los años, al punto de que cuando la cantaban en vivo, el estribillo era casi una celebración del haber sobrevivido, de haber pasado los tiempos oscuros; un sentido evidentemente opuesto al original). «Jeremy» es un poco más oscura y perturbadora, y tal vez eso hace que tenga un poco más de filo, si bien no más intensidad. «Even Flow», es, de hecho, la canción inmediatamente asociable a Ten como álbum. El punto es… ¿qué seguidor de Pearl Jam tiene ganas, al día de hoy, de poner esta canción? Tiene potencia, es un buen tema, sí, pero… ni siquiera suena a la esencia de la banda (cuyo florecimiento podría fecharse en algún punto previo al disco siguiente, Vs). Desde cierto punto de vista, «Even Flow» funciona más como un ancla de su tiempo, un momento en el que Pearl Jam todavía no había decidido abrazar la música folk (como sí lo haría en su disco siguiente) o el grunge desaliñado que proponía el Nevermind de Nirvana.

¿Qué la redime todavía? Cualquier versión uptempo en vivo. Hay, básicamente, tres tipos de seguidores de Pearl Jam: los que piensan que la cima fue Ten, los que piensan que fue Vitalogy (1994), y los que, en lo que podría tomarse como un punto intermedio, le otorgan ese lugar a Yield (1998). «Even Flow», en vivo, podría satisfacer a cualquiera de los tres.

Con qué la reemplazamos. Entre los temas con empuje bruto, el «Brain of J» de Yield. O el «Spin The Black Circle» de Vitalogy. O, ya más reflexivos, la reinvención con aristas experimentales del disco No Code (1996).

Le pegó en el palo, pero era candidata. «Black». Otro tema de Ten, pero en plan balada épica. Ha sido nombrada por muchos como el mejor tema de la historia de la banda. Pero el asunto es que no es una canción trascendental de ninguna manera y ha quedado agotada por la repetición.

Quiero más. Backspacer (2009) fue una auténtica sorpresa y, probablemente, uno de los tres mejores discos de Pearl Jam. El secreto: la síntesis. Todo lo que la banda hizo bien en su carrera previa, acá se resume en 11 temas que suman apenas 36 minutos de duración. Están los rocks potentes («Gonna See My Friend», «Got Some»), dos de los mejores temas de raíz folk que Vedder haya escrito jamás («Just Breathe», «The End»), y números midtempo con una densidad hipnótica («Unthought Known», «Speed Of Sound»). «The Fixer» y «Amongst The Waves» son también canciones inspiradas. En cierto modo, Backspacer funciona casi como imagen en espejo de un compilado de grandes éxitos —o mejor, grandes momentos—.

pearl_jam_hd_wallpaper-other

LADO B.

 

EL INOXIDABLE: «Better Man».

 Una canción que ha soportado estoicamente el paso del tiempo. No hay forma de explicar la vida de esta canción, que sigue siendo un himno vital en los shows en vivo. Tal vez, ni es tan inmediatamente reconocida ni ha sido tan desgastada como «Even Flow», porque surgió en la época en la que el grupo había decidido alejarse de TicketMaster y no hacer más videos para MTV. Esto tuvo como primer consecuencia que Pearl Jam dejara de ser una banda masiva en los medios, si bien la actitud también trajo como consecuencia una simpatía y lealtad pocas veces vista en radios alternativas y circuitos under.

«Better Man», en un sentido universal, habla de una mujer atrapada en una relación violenta, de la que es víctima, pero cuyo círculo no puede romper. A la vez, en vivo, Vedder explicó que en realidad la canción hablaba de su madre y la relación con “el hijo de puta con el que se casó”.

Un dato curioso: el cantante presentó el tema a la banda y al productor, Brendan O’Brien, durante las sesiones de grabación de Vs. O’Brien inmediatamente declaró que era un hit seguro, y desde entonces la banda intentó regalar el tema a otros grupos, incómodos con la idea de “fabricar un hit”. Incluso llegaron a grabarlo para una compilación a beneficio de Greenpeace, y O’Brien decidió que no podían tirar así nomás una de sus mejores canciones, por lo que, según admitiría después, saboteó la grabación para que sonara lo peor posible, y por pura vergüenza, Pearl Jam no terminara cediéndola. Finalmente, durante las sesiones de Vitalogy, la canción volvería a grabarse, y la banda terminaría por aceptarla como parte del repertorio. Sin embargo, si se escucha bien el disco, es evidente que hay una intención de ensuciar la mezcla, como si, todavía inseguros, hubieran hecho un pacto de no lanzar una canción demasiado “comercial”.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s