[MÚSICA] Canciones a lo Man Ray

Por Gustavo Grazioli///

Man Ray 111

Lideró la centralidad del pop argentino en los ’80 y ahora en el siglo XXI, la tenemos de nuevo con un trabajo que repasa dos de sus obras centrales, además de una versión de mañana campestres, con la participación de Gustavo Santaolalla. 

¿Deberíamos preguntarnos el por qué del regreso de una banda como Man Ray en estos tiempos que corren? Yo creo que si, igualmente vamos a dejar la respuesta para más adelante y nos vamos a centrar en lo que fue la presentación que hicieron Hilda Lizarazu y Tito Losavio, junto al resto de su banda, en la Sala Siranush ubicada en el barrio de Palermo.

Con un lugar bastante colmado de gente, primero hizo su presentación una banda llamada Los susceptibles integrada por Pat Coria – ex bajista de Man Ray – y con un repertorio de pocas canciones en formato acústicas oficiaron de antesala a lo que sería el show de Lizarazu y compañía. El inicio del show de Man Ray fue a las 22: 30, con aplausos que dieron una cálida recepción; así comenzaron con el recorrido del último cd que sacaron: Purpurina.

Las canciones nunca perdieron la línea de lo acústico y todas las versiones fueron muy bien recibidas por el publico, aunque la noche tuvo sus altibajos cuando algunas de las canciones no eran demasiado conocidas. Más allá de eso, el despliegue de lo sonoro estuvo al alcance de la situación y los pasajes de deleite estuvieron siempre intactos, porque la performance de la voz de Hilda Lizarazu fue de un gran rendimiento. Abrieron con una canción que pertenece al disco Larga distancia (1999) y se titula “Bosque luz”. Desde el momento en que aparecieron las primeras melodías de voz, el público quedó totalmente compenetrado con el contexto bucólico que estaban generando los sonidos. El entusiasmo y algunas palmas surgieron con el tema “Alicia de Morón”, pero todo eso volvió a su lugar cuando solo quedaron en el escenario Losavio y Lizarazu e hicieron una versión de “Dulce tres nocturno”, tema perteneciente a Pescado Rabioso. En ese momento se mezclaron la conmoción y el homenaje. Hilda Lizarazu no dejaba de mirar hacia arriba ni de emocionarse al recordar el alejamiento de Luis Alberto Spinetta. Pegado a ese tema y siguiendo con el clima, tocaron uno de los clásicos: “Extraño ser”; canción que pertenece al grupo Suéter pero que Man Ray adaptó una versión más corta que la escrita en su momento por Miguel Zavaleta, dándole, todavía más, un recorrido popular. Esta versión, la grabaron en su álbum debut Man Ray en 1988. Cuando esta canción empezó a sonar, la gente se levantó de sus asientos. Algunos aplaudían y otros optaron por bailar o cantar. Por supuesto también tocaron el tema que le da el nombre al nuevo disco, “Purpurina” y luego para los seguidores de siempre, recordaron épocas pasadas e hicieron “Mañana campestre”, en la versión nueva, que grabaron para este último disco.

El grupo hizo una especie de bis anunciado y con un saludo no muy lleno de emoción, se despidieron. Por supuesto, el publico, ya un poco más suelto, empezó a pedir por una más y con un telón que todavía no se había cerrado, volvieron a salir.

Acá con una Hilda Lizarazu parada hacia el publico y caminando el escenario, vinieron una seguidilla de clásicos. Tocaron “Caribe sur” y  la cantante hizo una dedicatoria al decir que el tema se lo dedicaba a su amigo Marcelo Moura. El nivel de participación por parte de la gente fue un poco más activo; se pararon a bailar y la mayor parte se agrupó frente al escenario.

Con este regreso Man Ray vuelve a los escenarios con su disco Purpurina y recorre las etapas de dos de sus trabajos anteriores, que son Perro de playa y Hombre rayo. Como dijeron en el escenario, Losavio y Lizarazu sumaron dos canciones nuevas que compusieron en este ultimo tiempo, más una versión de “Mañana campestre”.

Para cerrar y retomar la pregunta del principio,  vamos a dejar en claro que el regreso de Man Ray puede ser posible en estos tiempos que corren porque el formato de la canción y la forma de hacerla, lo permiten así. Hoy tenemos un mundo dentro de lo musical que no se cuestiona las formas de lo sonoro, ni las letras que se componen. Hay cuestiones en todo esto que siempre quedan afuera y pierden relevancia por no estar dentro de la estructura de lo comercial o lo escuchable, por eso nadie se va a cuestionar el regreso de una banda como Man Ray, ni va pedir una búsqueda más intensa de lo que ya hicieron. En este caso y como para seguir reproduciendo la industria del entretenimiento, es mejor ir a ver un espectáculo de estas magnitudes y escuchar las canciones clásicas y luego regresar al mismo circuito en el que estábamos, sin, por así llamarlo, cuestionarnos nada dentro del arte.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s