[MÚSICA] COLUMNA: ¡YA NO MAS! Y LADO B #15

Columna * Música * Por Juan Manuel Candal ///

¡YA NO MAS!

Canciones que solíamos amar pero se gastaron con el tiempo y la sobreexposición.

Canción: Wonderwall.

Intérprete: Oasis.

Álbum: (What’s the Story) Morning Glory? (1995).

           

Track. Lo mejor que pudo pasarle a este tema es caer en el olvido a medida que bandas como Muse, Coldplay y The Killers copaban la escena musical. Es la única manera de poder volver a escuchar esta canción que, junto a «Don’t Look Back In Anger», puso a Oasis a jugar en las grandes ligas.

El problema de la banda de los hermanos Gallagher siempre fue la credibilidad. Por mera perogrullada propia, similitudes con los Beatles y, en particular, con John Lennon, el fantasma de la comparación —y acusación de cuasiplagio— persiguió durante unos cuantos años al grupo. Fue necesario que empezaran a apostar fuerte a las influencias de los Kinks, Pink Floyd, los Stones y un mix de electrónica general para que la sospecha comenzara a disiparse y finalmente Noel Gallagher lograra el merecido reconocimiento que sus pares y la prensa le debían (entre estos, George Martin al decir públicamente que se trataba del mejor compositor de su generación).

Sin embargo, «Wonderwall», un tema acústico y amable con un estribillo que sólo podía sonar bien a mediados de los noventa (ese maybeeeeee/you’re gonna be the one that saves meeeeee estirado hasta el dolor de muelas), sufrió la exposición de todo gran hit radial, pero a diferencia de otros temas de Oasis, no se trataba de un número pensado para el desgaste. Es una canción menor, y como tal, la sobreexposición hizo notorias sus limitaciones, a diferencia de «Champagne Supernova» o el ya mencionado «Don’t Look Back In Anger». Si le agregamos que «Boulevard Of Broken Dreams», de Green Day, es en esencia la misma canción, el desgaste se duplica, y donde la banda californiana apostó al adorno de loops y feedbacks, la versión directa y limpia de Oasis queda todavía un poco más deslucida.

¿Qué la redime todavía? Los versos. La versión seudocountry que Noel toca en vivo como solista.

Con qué la reemplazamos. «Go Let It Out», «The Hindu Times», «I’m Outta Time». Nótese que estamos hablando de todos cortes de difusión. Ninguno de estos ha sufrido el paso del tiempo de un modo particular, e incluso algunos tal vez se hayan beneficiado. Por otro lado, Oasis es una de esas bandas que ha metido cantidad de buenos b-sides en los singles. El de «Wonderwall», «The Masterplan», no sólo es uno de ellos, sino que sin lugar a dudas es mejor que el lado A.

Le pegó en el palo, pero era candidata. «Stop Crying Your Heart Out». Balada con todos los elementos más clásicos y esperables de Oasis. Funciona, pero funciona mejor si se escucha de tanto en tanto.

Quiero más. El último disco de estudio, Dig Out Your Soul (2008), es una experiencia diferente que bien vale escuchar de corrido. Abre con uno de los mejores temas de la historia de la banda, «Bag It Up», y cierra con un experimento hipnótico y extraño: «Soldier On».

 

LADO B.

EL INOXIDABLE:  «The Importance Of Being Idle».

 Una canción que ha soportado estoicamente el paso del tiempo. Leés y decís “pero ese tema no es tan conocido”. Quizás no se difundió tanto en la Argentina, pero fue el último #1 de Oasis en los charts británicos, y uno de los temas más aclamados de la historia de la banda, incluso por el excelente videoclip que se hizo para la promoción.

Originalmente incluido en el anteúltimo disco, Don’t Believe the Truth (2005), el arreglo que oscila entre el eco circense (puede pensarse un link muy curioso con «Being For The Benefit of Mr Kite», de los Beatles, resonancia que luego también aparecería en el primer disco solista de Noel, en el tema «The Death of You and Me») y la puntuación de marcha militar enseguida otorga a esta canción un feeling vintage, pero no específicamente ubicable. Nos suena a una canción que debió haber existido antes, pero increíblemente, no había acontecido. Algunas de las líneas de la letra son autobiográficas, como aquella en la que Noel le pregunta al doctor si puede darse una última sacudida antes de dejar las drogas. El nombre no tiene que ver con el contenido de la letra, sino con el título idéntico de un libro de Stephen Robins publicado unos años antes, en el que compila una serie de extractos literarios de autores de muy diversas índoles. En cierto modo, podría decirse, Robins samplea autores previos, como Gallagher a compositores que admira. De una forma u otra, se trata de una de las mejores canciones rock/pop de la última década.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s