#Cine | Paraíso, por Soledad Hessel

#Cine

La pérdida del Edén

“Paraíso” la última película del director ruso Andréi Konchalovski muestra de manera directa y brutal parte de la historia de la Segunda Guerra Mundial y cómo las personas involucradas llegan a romper límites morales inimaginables.

Por Soledad Hessel

Hay actitudes y comportamientos humanos imposibles de explicar. No importa cuántas ciencias se avoquen a ello, cuántas razones y justificaciones utilicen para disculpar la conducta humana cuando esta construye sólo horror. No hay explicación posible ni aceptable.

Estamos en Francia en 1942, plena Segunda Guerra Mundial. Olga es una condesa rusa, casada con un príncipe, parte de lo más rancio de la aristocracia europea, que se une a la resistencia francesa y utiliza todo su empeño en proteger a los niños judíos que han quedado solos en un incierto y desolador París. Jules es un alto cargo de la policía francesa, adepto y aliado de las SS, aunque él lo niegue con el mayor de los énfasis. Helmut, noble alemán, quien a la muerte de su madre vende castillo y posesiones y se une al ejército hitleriano – donde escalará posiciones a una velocidad inusitada- buscando ser parte de la construcción del “paraíso alemán”.

La vida de estos tres personajes se entrelaza de mil maneras distintas. El pasado, el presente y el futuro los verán encontrándose y desencontrándose mientras cada uno trata de cumplir con sus convicciones morales y los deberes que se han autoimpuesto al elegir un bando en esta guerra atroz. Olga es la única de los tres que jamás dudará de su elección, poniendo en juego su vida a cada paso y en cada lugar donde le toca estar, intentando darle a cada uno que se cruza en su camino al menos un minuto de alegría y, cuando logra que sus actividades den su fruto, un futuro casi imposible. Jules más por miedo que por una modificación de sus ideas, hablará de su arrepentimiento en un tono no demasiado convincente y con un discurso autorreferencial que logrará que los espectadores sientan aún más desprecio por él. Helmut, por su parte, verá como poco a poco ese “paraíso” con el que soñó se va desmoronando a manos de los corruptos que son parte importante del régimen e irá sufriendo una gran desilusión que hará sacudir sus estructuras hasta desmoronarlas.

paraiso01.jpg

Contada en parte como un documental, donde los protagonistas son interrogados -hasta el final no imaginaremos por quien, y jamás tendremos la certeza- acerca de sus sentimientos y sus motivaciones para hacer lo que cada uno ha hecho en este momento histórico por el que han tenido que transitar, enteramente rodada en blanco y negro y con diálogos y monólogos en los idiomas originales de cada uno de los personajes -ruso, francés y alemán- esta coproducción rusa-alemana en manos del gran y premiado director ruso Andréi Konchalovski muestra como la despersonalización y la negación del otro como un igual logran despertar en el ser humano un comportamiento narcisista y de un sadismo tan elevado, que lo retrotrae a una época sin códigos ni razón.

La fotografía, que en el párrafo anterior adelantábamos que es enteramente en blanco y negro, es de una calidad y una belleza -dentro del horror de lo que muestra- que hace que el espectador se adentre en la historia, perciba claramente las emociones de cada personaje, el miedo aterrador en la mirada, la esperanza, en algunos casos inconsciente, en una sonrisa, la desazón absoluta en una lágrima que viaja por una mejilla llena de mugre y dolor.

Dejar para casi el final de esta nota el hablar de las actuaciones no es por considerarlas un elemento menor, sino todo lo contrario, buscamos destacar el trabajo impecable, convincente y demoledor tanto de la actriz rusa Yuliya Vysotskaya, quien no dudó ni un minuto en transformarse físicamente para componer este personaje, mostrando la decrepitud y la muerte en vida a la que fueron condenados los prisioneros de los campos de concentración nazi, y del joven actor alemán Christian Clauss, quien hace un papel extraordinario mostrando en su comportamiento y en su fisonomía como en pocos meses y por las circunstancias vividas, deja de ser un noble joven y caprichoso, para convertirse en un hombre asqueado por lo que descubre a su alrededor.

Entre los numerosos premios recibidos por “Paraíso” se pueden contar haber sido parte de Short list del premio Oscar en la categoría Mejor film extranjero del 2017, mejor director en el Festival de Venecia, mejor actriz, fotografía y Premio del Jurado Joven en el Festival de Gijón, y mejor guión – Astor de Plata en el Festival de Mar del Plata. Esperamos que siga contando con el favor del público. Es una obra que debe ser vista con la mente abierta y dispuestos a afrontar una parte de la historia de la humanidad que no puede ser olvidada.

 

Advertisements

One thought on “#Cine | Paraíso, por Soledad Hessel

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s